La Pegatina presenta Eureka! en Madrid

Cuatro discos y 10 años como banda es el recorrido realizado por los chicos de La Pegatina hasta llegar a plantarse por primera vez en la sala La Riviera de Madrid y colgar el cartel de Todo Vendido. Un trabajo hecho poco a poco, dando en cada momento el paso necesario y sin apoyo de grandes medios o compañías, simplemente desde la autogestión. Si hubiese un master de cómo hacer la carrera musical de tu banda en el siglo XXI, es probable que este fuese un ejemplo de libro. Por suerte, o por desgracia, esto no es tan fácil, esto no es matemática y muchos factores más influyen para llegar al éxito. Incluso es posible que siguiendo los mismos pasos uno llegue y otro no.

En este caso La Pegatina cuenta con esos otros factores a su favor; tienen carisma, actitud y sobre todo un directo que va más allá de estilos y gustos musicales. Son una banda que se come cualquier escenario, lo que hace dificil que pasen inadvertidos para cualquiera, gustos aparte. En este caso además, venían a presentar su disco más completo hasta el momento. La validez de su directo ya está más que demostrada y su último trabajo es un paso más allá en cuanto a calidad y producción.

En este caso jugaban ante su público y se presentaban por primera vez en la sala más grande de la capital, una prueba que marca para cualquier grupo. Con una nueva y cuidada puesta en escena y con nuevas canciones bajo el brazo salían a escena con el clásico ¿Hay rumberos o no hay rumberos?!!??. Además de muchas de las antiguas con un pequeño lavado de cara por la inclusión de nuevos instrumentos en el directo.

Como siempre salieron como una apisonadora, da igual que sean unas fiestas populares, un festival, una sala pequeña o una grande como era el caso. Aunque un par de días antes nos reconociesen que aun les falta «ponerse a punto» físicamente, ya quisieran muchos estar faltos de ritmo como ellos.

El público pegatinero es fan, es joven y da la sensación de no cansarse nunca. Está claro que si tocasen 4 horas la gente estaría a tope las 4 horas. Además pocas son las bandas que jueguen tanto buscando la participación e interacción con su público. En esta ocasión, y en la línea de ser una de las bandas más Social y 2.0 que tenemos, las pantallas de La Riviera proyectaban todas las publicaciones de Twitter bajo el hastag #EurekaLaRiviera. Este juego fue a más durante el bolo y sacó lo mejor en creatividad que había por la sala (alguno seguro que estuvo más atento a las pantallas que a La Pegatina). Llegando al punto álgido cuando presentaron a la banda y Adriá aseguró que Rubén tenía 2 sueños por cumplir: llegar del escenario a rodear la palmera de La Riviera y rodearla a brazos del público, y ser Trending Topic ese día.

En las 2 horas de concierto pudimos disfrutar también de algunas de las colaboraciones del disco presentes en La Riviera, como fueron Mario Dáz y los también catalanes Txarango.
No faltaron los temas más populares de la banda (¿alguno no lo es?) y el grito de MariCarmen para acabar una noche que seguro recordarán los de Montcada. No todos los días y no todo el mundo llena una sala como La Riviera en su primera vez.

Se agradece ver que haciendo bien las cosas y a pesar de los tiempos oscuros que corren se puede! y se puede con colores y confeti que buena falta hace. Porque lo que está claro es que los 2000 y pico que salieron de La Riviera el sábado, se fueron a casa satisfechos y con la sonrisa en la cara (aparte de unos kilos menos y las baterías de móvil en las últimas XD).

[nggallery id=1]